Prueba del Renault Zoe Z.E. 40 Intens: un coche ideal para la ciudad

La Toyota SW4 estrena versión con motor Turbo Diésel 2.4L en Colombia
10 septiembre, 2018
Toyota quiere colaborar con Geely en el desarrollo de motores híbridos
10 septiembre, 2018

Aunque todavía marginales en el mercado español, las ventas de coches eléctricos están ganando poco a poco cuota de mercado. Aún queda mucho camino por recorrer, sí, pero los primeros pasos ya se están dando. Por un lado, los ayuntamientos de las grandes ciudades quieren y están poniendo coto a los vehículos de combustión. Por otro, los fabricantes están volcando sus esfuerzos e inversiones en la electrificación de sus gamas.

Estos dos factores -restricciones a la circulación y aumento de la oferta- están haciendo que el coche eléctrico empiece a vislumbrase como una alternativa real para algunos conductores. En este contexto, el Renault Zoe Z.E. 40 Intens de la prueba se coloca, junto al Nissan Leaf y el Kia Soul EV, como una de las opciones más realistas, lejos de los extraordinarios pero costosísimos modelos de Tesla o del Jaguar i-Pace.

Para la prueba del Renault Zoe Z.E., hemos contado con la última versión puesta en el mercado por la marca. Se trata de una revisión del Zoe lanzado al mercado en 2013 y su principal diferencia se encuentra en la capacidad de la batería, que pasa de 22 kWh a 41 kWh, lo que le otorga una autonomía real muy superior.

Tras las prueba del Renault Zoe Z.E. 40 Intens, podemos confirmar que es un coche ideal para moverse por la ciudad y su extrarradio, porque es pequeño, ágil, silencioso, cómodo, tiene unas buenas prestaciones y una autonomía más que suficiente para cubrir los trayectos diarios que realizan la gran mayoría de los conductores.

Eso sí, a la hora de comprarse un Renault Zoe, y cualquier eléctrico, hay que tener en cuenta dos cosas: disponer de un garaje donde instalar un punto de carga y su consumo en vías rápidas. Bajo mi punto de vista, tener un punto de recarga propio es indispensable, ya que las recargas son lentas y las infraestructuras, escasas. Si disponemos de uno en nuestra plaza de garaje, será tan sencillo como, al igual que hacemos con el móvil, dejar el coche cargando por la noche.

En cuanto a su circulación por vías rápidas, los coches eléctricos consumen, a diferencia de los coches de combustión, mucho más “combustible” circulando por una autovía a 100 km/h que arrancando y parando en cada semáforo de la ciudad. Esto es muy importante tenerlo en cuenta, ya que los 300 kilómetros reales de autonomía del Renault Zoe disminuyen drásticamente, si lo utilizamos exclusivamente en este tipo de carreteras. Si, por ejemplo, vas a realizar una excursión al campo, tendrás que hacer bien los cálculos y procurar que el trayecto total de ida y vuelta no supere los 200 kilómetros.

Autor: https://www.autocasion.com/actualidad/pruebas/prueba-del-renault-zoe-z-e-40-intens-un-coche-ideal-para-la-ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *